Más vale proyecto reiniciado, que proyecto abandonado

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómia: la voluntad.” – Albert Einstein

Hola a todos mis lectores y mil disculpas, tenía mucho tiempo que no escribía en mi blog por cuestiones personales (todo bien ya por cierto), pero como dice el título de mi post “Más vale proyecto reiniciado, que proyecto abandonado”.

Este post va dedicado a todos nosotros, los que por alguna razón, nos perdimos del mundo de la productividad por un momento (aunque no lo crean el mundo se vuelve un caos) y también dedicado para aquellos que dentro de su método de organización perdieron el enfoque.

Todos los que estamos familiarizados con GTD sabemos que uno de los pasos fundamentales del método es el de “Revisar” nuestro sistema de organización, pero muchas veces por falta de constancia, problemas en nuestro entorno, resistencia al cambio, entre otras razones, no lo hacemos y lo que sucede es que nuestro sistema pierde credibilidad y se vuelve inútil para su función. ¿Qué hacer cuando ésto nos sucede?

“Reset” de nuestro sistema GTD

No es que vayamos a tomar nuestras notas, listas, carpetas y organizadores y los tiremos a la basura para reiniciar, pues, hasta este momentos ya tenemos un largo camino avanzado, así que solo tomaremos lo que ya tenemos y a reorganizar.

  1. Vacía tus listas a tu bandeja de entrada. Vacía tus “Acciones siguientes”, “Lista En Espera” y tu “Lista de proyectos” a tu bandeja de entrada. Mientras lo haces elimina todo aquello que ya realizaste.
  2. Vacía tu mente. Escribe todo lo que quieres hacer, dejaste de hacer, aquello que no haz concluido, todo lo que pase por tu mente.
  3. Ahora procésalo todo. Decide que quieres hacer con cada ítem de tu bandeja de entrada, y colócalo en su lista correspondiente. ¿Tienes algún nuevo proyecto? Agrégalo a tu nueva lista de proyectos. Algún proyecto antiguo que tenías dejó de interesarte, elimínalo.
  4. Revisa tu lista “Algún día/Tal vez”. Pasa por cada ítem de tu lista y pregúntate ¿Me interesa? Si/No, si dejó de interesarte o ya no es importante elimínalo, si aún es importante para ti entonces pregúntate ¿puedo hacer algo en este momento para hacer que suceda? Si/No, si no puedes hacer algo, déjalo en la lista de “Algún día/Tal Vez”, si puedes hacer algo, escribe el ítem en la lista correspondiente al igual que su acción siguiente.
  5. Revisa tu nueva lista de proyectos. Pasa por cada uno de los proyectos, nuevos y antiguos, y asegúrate que cada uno tenga al menos una acción siguiente que realizar si no la tiene entonces pregúntate ¿cuál es la acción siguiente que necesito realizar para hacer que mi proyecto avance? Anótala en su lista correspondiente.

Ahora ya todos conocemos el siguiente paso ACCION!!!

Espero que te haya servido el post, recuerda que no es malo perder el enfoque, el problema es no encontrar la forma de volver al camino.

Si te gustó o quieres contarnos tu experiencia, déjame un comentario, si crees que fue de utilidad entonces compártelo.

Te espero en el siguiente post.

Tal vez te interesen también

  1. Califica tu vida en 2 pasos
  2. “TMIs” Tareas Más Importantes
  3. Listas de control o Checklist
  4. ¡¡¡ACCIÓN!!!… ¿Cómo elegir qué hacer?
Anuncios

Queremos saber tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s